El Gobierno británico confirma que solicitarán a Bruselas un aplazamiento de la fecha del Brexit

El ministro británico para el Brexit, Kwasi Kwarteng, ha confirmado este lunes en el Parlamento que el Gobierno británico solicitará formalmente un aplazamiento de la fecha para el Brexit, fijada inicialmente para el 29 de marzo.

“El Artículo 50 (del Tratado de Lisboa) no especifica cómo un país puede solicitar una ampliación del periodo, pero (la primera ministra) Theresa May escribirá una solicitud al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk“, ha explicado Kwarteng en respuesta a una pregunta parlamentaria.

La propuesta sería después debatida en el Consejo Europeo previsto para esta misma semana. Si se aprueba una ampliación, se presentará una iniciativa al Parlamento británico para legalizar la medida esta misma semana, ha explicado.

En caso contrario, si la UE rechaza un aplazamiento de la fecha del Brexit, Reino Unido saldrá de la UE sin acuerdo el propio 29 de marzo, ha subrayado Kwarteng. En cualquier caso, ha asegurado que “aún hay opciones de que el acuerdo pueda ser aprobado”.

Además, Kwarteng ha explicado que la ampliación del periodo será corta si se aprueba finalmente en el Parlamento el Acuerdo de Retirada pactado por May en Bruselas, de lo contrario, el periodo será más largo.

Sin embargo, este mismo lunes, el presidente del Parlamento británico, John Bercow, ha advertido de que no se puede celebrar una nueva votación sobre el mismo acuerdo del Brexit y ha pedido modificaciones “sustanciales” del mismo que justifiquen una nueva votación.

El Acuerdo de Retirada ha sido ya rechazado en hasta dos ocasiones en el Parlamento, dividido entre quienes defienden la propuesta de May, quienes consideran que incluye demasiadas concesiones a la UE y exigen un acuerdo más duro y quienes apuestan por un segundo referéndum sobre el Brexit.

Los diputados descartaron el martes por una amplia mayoría el pacto que proponía la primera ministra, Theresa May, que en enero ya había sido también tumbado.

“Si el Gobierno desea presentar una nueva propuesta que no sea la misma, ni sustancialmente la misma, que la que valoró la cámara el 12 de marzo, eso sería por completo aceptable”, indicó Bercow en una declaración ante los Comunes.

“Lo que el Gobierno no puede hacer legítimamente es volver a remitir a la cámara la misma proposición”, recalcó el presidente de la Cámara Baja británica.

Bercow citó una convención que se remonta hasta principios del siglo XVII por la que los diputados no pueden someter a votación más de una vez la misma cuestión en un único curso parlamentario.

El voto del pasado martes fue legítimo, detalló el presidente de los Comunes, porque la propuesta de May incluía nuevos documentos, acordados por Londres y Bruselas, respecto al plan que ya se había votado el 15 de enero.

Bercow sostuvo que ha habido “rumores” en Westminster sobre la posibilidad de que el Gobierno convoque una tercera, “e incluso hasta una cuarta”, votación sobre el acuerdo del “brexit”.

Su advertencia, esgrimió, pretende sentar las condiciones que el Ejecutivo debe cumplir para que una tercera votación “se pueda celebrar de manera legítima en este curso parlamentario”.

La primera ministra negocia contrarreloj con sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) y la facción más euroescéptica del Partido Conservador, para intentar que cambien su postura y apoyen las condiciones de salida que el Ejecutivo ha acordado con la Unión Europea (UE).

May planea solicitar una prórroga de tres meses si logra aprobar el pacto antes de la cumbre europea prevista a partir del jueves, pero ha advertido de que la extensión puede ser más larga si llega a esa cita sin un acuerdo ratificado por el Parlamento.

Fuente de la noticia La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *