El firme compromiso

En un acto presidido por el JEMAD, Fernando Alejandre, España asumirá mañana en la Base Naval de Rota el Cuartel General de la Operación “Atalanta” de la Unión Europea. Con carácter “conjunto” tiene un fuerte componente naval con presencia de miembros de los Ejercitos de Tierra y del Aire. La mitad del centenar de sus miembros pertenecen a otros países de la UE.

Rota releva al Cuartel General de Northwood desde el que se dirigieron las operaciones en el Océano Indico tras la decisión de la Unión Europea de proteger su tráfico marítimo tomada en Diciembre de 2008. A primeros de Febrero del 2009 , es decir hace diez años, ya operaba en la zona nuestra fragata “Victoria”.

Compartirá las responsabilidades de Rota , la base francesa de Brest que albergará el Centro de Seguridad Marítima para el Cuerno de África, en decisión tomada conjuntamente por los gobiernos de España y Francia. Es una de las consecuencias –en este caso militares- del BREXIT.

Coincide este traslado con la asunción por novena vez del mando de la operación en la zona (Task Force 465) que ha recaído en el Contralmirante Ricardo A. Hernández López a bordo de la “Navarra”, fragata veterana también en aquellas aguas que incluyen el Mar Rojo, el golfo de Adén y las Seychelles. Hablamos de cerca de 4 millones de kilómetros cuadrados (2000 millas náuticas).

Por aquellos estrechos y corredores pasa el 20% del tráfico marítimo mundial, cuantificado en más de 30.000 barcos año. Y mientras recordamos episodios duros como el del pesquero Alakrana (2009) y las actividades delictivas de los nodrizas “dhous” y los escurridizos “esquifes”, hoy podemos comprobar como los ataques de piratería se han reducido al mínimo (176 en 2011; 7 en 2017; 1 en 2018).

Del relevo de Rota por Northwood, extraigo tres reflexiones:

-La disuasión sigue siendo un principio válido.

-España ha conseguido un alto nivel de confianza en la política de seguridad y defensa europea. Con Francia no solo compartimos responsabilidades en Brest sino que ambos hemos liderado conjuntamente operaciones de la propia UE como también el caso de Mali.

– Esta confianza se apoya en compromisos de carácter político que corresponden a los gobiernos de turno. Pero también en el permanente, eficaz, responsable y sacrificado trabajo de los miembros de las Fuerzas Armadas, no siempre atendidos en sus necesidades, no siempre asumidos como suyos por parte de nuestra sociedad.

Fuente de la noticia La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *