El exceso de pasión en la celebración del 2-2 que costó un disgusto a Monreal y Oyarzábal

El bonito y disputado partido que la Real Sociedad y el Fútbol Club Barcelona protagonizaron en Anoeta concluyó con reparto de puntos. Primero fue el conjunto local el que se adelantó, pero los azulgranas lograron darle la vuelta al partido. Sin embargo los vascos no se rindieron y, por medio de Isak tras un error de Ter Stegen, devolvieron la igualdad al marcador de forma definitva. El tanto del delantero sueco provocó una explosión de alegría, tanto en la grada como entre los jugadores locales, y que en el caso de Nacho Monreal y Mikel Oyarzabal acabó de forma inesperada. Ambos jugadores de la Real quisieron celebrar el gol con un choque de pechos, pero lo hicieron con tanta fuerza que también golpearon sus caras. Oyarzabal cayó al suelo por el golpe mientras que Monreal tuvo que marcharse con un corte en la boca, tan aparatoso que le obligó incluso a cambiarse de camiseta para seguir jugando.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *