El ensayo contra el fuego de la Catedral de Santiago

Sólo cinco años después de que en París los canteros colocasen las primeras piedras de Notre Dame, el Maestro Mateo acometía en 1168 la última fase de la construcción de la Catedral de Santiago, iniciada un siglo atrás, en 1075. Las autoridades eclesiásticas le habían encargado la cripta y el Pórtico de la Gloria. El templo compostelano, que como el francés se encuentra actualmente en fase de rehabilitación, cuenta con un plan de seguridad que contempla un protocolo de actuación en caso de incendio. En 2012 y en 2013 se sucedieron en la Catedral compostelana dos simulacros para que todo el operativo estuviese listo en caso de que se produjese un fuego real. En los ensayos bastaron poco más de cinco minutos para apagar las llamas. En París, el incendio que empezó a las 19.00 horas del martes se sofocó ayer a primera hora de la mañana. En 2013, los responsables de seguridad de la Catedral de Santiago plantearon un simulacro en el que el fuego se iniciaba en la Tribuna por culpa del estallido de un cuadro eléctrico. El chispazo causaba un herido y otras cuatro personas resultaban lesionadas en la hipotética avalancha que se producía en el desalojo de los 250 figurantes que se encontraban en el templo. Posteriormente, un nuevo incendio en el Archivo sumaba una persona intoxicada. Efectivos de Bomberos, Protección Civil, 061-Galicia, Policía Local y Cruz Roja acudieron raudos y en seis minutos y medio se vaciaba el templo y en siete minutos llegaban los Bomberos. En Notre Dame las primeras hipótesis apuntan a que el fuego pudo originarse por los trabajos de rehabilitación. Desde la Catedral de Santiago precisan que al margen del plan de seguridad integral, también es importante la prevención. El templo compostelano cuenta con un plan de conservación preventiva, relacionado con la restauración y el mantenimiento del edificio, que dirige y desarrolla la propia Catedral a través de su Fundación. Este protocolo se ha ido actualizando a medida que se realizan las obras de rehabilitación que pretenden poner a punto el templo para el próximo Xacobeo 2021. Los canteros de Poio quieren ir a París
La Asociación de Canteiros de Poio (Pontevedra) ha ofrecido sus servicios para la restauración de Notre Dame. El colectivo profesional, formado por exalumnos de la Escuela de Cantería de la Diputación, pide como condición que el Gobierno de España les financie. Ya han trabajado en la rehabilitación del Palacio de Westminster y del Big Ben, el Capitolio de Washington, el barrio de Chiado en Lisboa, la Catedral de Santiago, la Sagrada Familia de Barcelona o la Iglesia de San Judas de Londres.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *