El dilema Casemiro

Al Real Madrid le salió todo bien en su visita al Alavés. O casi todo. Como positivo, los de Zinedine Zidane se llevaron de Mendizorroza tres puntos muy importantes en un partido muy difícil de jugar, dejaron una buena imagen marcada por el compromiso de todos -excepto Bale quizás- y recuperaron para la causa a futbolistas como Isco, Militao o Areola. En lo negativo quedaron apuntados el innecesario penalti de Sergio Ramos, que supuso el 1-1 y pudo complicar las cosas a los blancos, y que Casemiro no recibiese una tarjeta amarilla. Porque el brasileño, fundamental en el esquema madridista, acumula cuatro y tenía una buena oportunidad para cumplir ciclo ante el Espanyol, que no visitará el Bernabéu en su mejor momento, y quedar limpio de cara al próximo duelo con el Barça. No hubo amonestación y ahora al Madrid y a Zidane se le plantea un problema. Antes del clásico aún debe jugar contra el Espanyol en casa y contra el Valencia fuera. Y por eso deben pensar bien si conviene forzar la tarjeta o no para no poner en riesgo la participación del ancla del equipo en tan esperado choque. Si se la sacan ante el Espanyol se perderá el también complicado choque de Mestalla, y si no se la sacan tendrá que ir con el freno de mano echado ante los valencianistas, un duelo que a priori parece poco propicio para ese tipo de precauciones. El brasileño lo ha jugado todo esta temporada. Ha sido titular en los 19 partidos del Real Madrid entre Liga y Champions, lo que demuestra la importancia que le da Zidane en su plan de juego. No hay otro futbolista en la plantilla que pueda cubrir su hueco con garantías. Ni siquiera la revelación Valverde, que tiene unas características sensiblemente diferentes.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *