El Atlético se aferra a la segunda plaza

El Atlético de Madrid no se rinde en esta Liga hasta que las matemáticas digan lo contrario. Un gol en propia puerta de Joaquín en la segunda mitad dio el cuarto triunfo consecutivo a los hombres del Cholo Simeone que, con esta victoria, retrasan el alirón del Barcelona.

No ha sido, ante el Valladolid, el partido más brillante de los rojiblancos que una tarde más se aferraron a las paradas de Oblak para seguir siendo el mejor equipo local de esta Liga. Veinte victorias en veinticuatros partidos oficiales son el balance de un Atlético de Madrid que no pierde en casa desde el pasado 9 de febrero cuando cayó frente al Rea Madrid.

No fue la tarde de Morata ni de Griezmann, que a punto de estuvo de batir de falta directa a Masip en la primera mitad. No necesitaron los rojiblancos los goles de sus delanteros para consolidar la segunda plaza. Una jugada de Saúl, que jugó de lateral izquierdo en el segundo tiempo tras el cambio de Filipe Luis, encontró la cabeza de Joaquín que, en un intento de despeje, acabó introduciéndose el balón en su propia portería en el min 65.

Duro castigo para los pucelanos que le plantaron cara a un Atlético que una tarde más se encomendó a los guantes de Oblak. Murió el conjunto de Sergio con las botas puestas y puso suspense al final del partido. Tuvo que intervenir el VAR por una posibe mano dentro del área de Arias pero el colegiado no la dio por válida.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *