EE.UU. rechaza la restricción de los visados de China y le insta a «cumplir las promesas» del tratado de 1984

Estados Unidos ha rechazado este lunes la imposición de restricciones a visados de sus ciudadanos por parte de China y ha instado a Pekín a «cumplir las promesas» de la Declaración Conjunta Sino-Británica, firmada en 1984. Según un comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos, «las amenazas del Partido Comunista Chino de tomar represalias restringiendo los visados de los ciudadanos estadounidenses exponen una vez más cómo Pekín se niega a asumir la responsabilidad de sus propias decisiones». Así, «si China quiere recuperar la confianza de los hongkoneses y de la comunidad internacional, debe cumplir las promesas que hizo al pueblo de Hong Kong y a Reino Unido en la Declaración Conjunta Sino-Británica de 1984, registrada en la ONU», ha agregado el texto. El Gobierno de China ha anunciado este lunes que impondrá restricciones de visados sobre ciudadanos de Estados Unidos como represalia por las críticas vertidas en las últimas semanas contra Pekín por sus políticas relativas a Hong Kong, en particular la ley de seguridad nacional en ciernes. El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, ha explicado en rueda de prensa que la medida, que se impondrá contra aquellas personas que tengan una «conducta abominable» sobre asuntos relacionados con Hong Kong, se debe a la «decisión equivocada» de Washington de imponer también restricciones sobre los visados de ciertas autoridades del gigante asiático. Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano impuso el viernes sanciones contra altos cargos del Partido Comunista -sin especificar cuáles- acusados de restringir las libertades de los ciudadanos hongkoneses. A finales de mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya amenazó con imponer sanciones contra altos cargos chinos por la cuestión de Hong Kong. Además, el Senado estadounidense aprobó el jueves por unanimidad el proyecto de ley sobre sanciones contra funcionarios, empresas y bancos de China que respalden la nueva ley de seguridad que Pekín está ultimando para Hong Kong. Cadena perpetua
El Gobierno chino ha catalogado en reiteradas ocasiones de injerencia las críticas de la Administración Trump sobre la política seguida en Hong Kong, especialmente después de que se supiese que la cúpula comunista ultimaba una ley de seguridad nacional para imponerla en la antigua colonia británica. La polémica ley de seguridad que prepara China incluye el establecimiento de una «comisión para la defensa de la seguridad nacional» que se encargará de perseguir todas las actividades irregulares comprendidas en esta nueva y polémica normativa, entre ellas las consideradas como «secesión», «subversión» o «terrorismo». Esta ley, hay que recordar, supercede por completo a la normativa de Hong Kong estipulada por el propio Congreso del territorio, cuyo órgano ejecutivo ha sido incapaz de aclarar los detalles de la normativa y ha remitido constantemente a las autoridades de Pekín para cualquier duda al respecto, alegando falta de información. El borrador aún es secreto, aunque fuentes cercanas al asunto aseguran que plantea penas de cadena perpetua.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *