Dos referencias a España en el anuncio de Al Qaeda de que se vengará por la matanza de Nueva Zelanda

“Ojo por ojo, diente por diente”. Es la venganza que anuncia la facción más fuerte de Al Qaeda, formada por su franquicia en el “Magreb Islámico” y la Jama’at Nusrat al-Islam Wal Muslimeen (JNIM), en la que está integrada la primera, por la matanza de musulmanes en Nueva Zelanda. Lo preocupante, según expertos consultados por LA RAZÓN, es que los terroristas hacen dos referencias a España, una en clave de victoria y otra de derrota, con el horizonte de lo que llaman “Al Andalus”.

Lo sucedido en Nueva Zelanda lo vinculan a su expulsión de España (“hermanos lo que pasó hace siglos en Andalucía les puede suceder otra vez”). Y lo atribuyen (su expulsión) a lo acontecido en la batalla de “az-Zallaqa”, que no es otra que la de Sagrajas, el 23 de octubre de 1086, cuando las tropas cristianas de Alfonso VI fueron derrotadas por los almorávides de Yusuf ibn Tasufin.

“La criminalidad de Occidente contra nuestro pueblo musulmán, arraigada en la historia, es la continua ocupación de nuestras tierras”, subrayan; y hacen una larga enumeración de países que, según su creencia, les pertenecen y que les han sido usurpados.

“Los ejecutores del crimen de Christchurch se aseguraron de resaltar el odio de los cruzados a los musulmanes, al escribir fechas, símbolos y nombres en sus armas que de ninguna manera se puede borrar de su memoria y la nuestra”,agregan.

“Este cobarde ataque, que los jeques de la corte y muchos derrotistas intentaron retratar como un caso aislado, no debe ocultar el hecho de la criminalidad practicada por aquellos

países, incluida Nueva Zelanda, que participan en la alianza de los invasores “cruzados” (cristianos)”, añaden.

“Nosotros confirmamos que el ataque de Nueva Zelanda no pasará sin respuesta, si Alá lo permite, ya sea a corto o largo plazo”, advierten.

“Incitamos a la juventud ardiente a actuar como lobos y sin consultar a nadie, atacar a los jefes de los cruzados de la extrema derecha; y en apuntar a todos los que se felicitaron de esta operación cobarde, ya sea en redes sociales, medios, canales satelitales, u otras formas de comunicación”, enfatizan.

Fuente de la noticia La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *