¿Dónde abrirle una cuenta a mi hijo? El 40% de los bancos no ofrecen cuentas corrientes para menores

Llegada cierta edad, muchos padres deciden abrir una cuenta a sus hijos en el banco. Es habitual que el niño acabe teniendo una cuenta en la misma entidad de la que son clientes los padres. Pero si lo que queremos es que nuestros hijos tengan una experiencia lo más cercana a la de un adulto, para que aprendan desde pequeños a gestionar su dinero y a relacionarse con los bancos, es probable que nuestra entidad no sea la más adecuada.

Solo el 60% de los bancos españoles comercializa cuentas corrientes para menores de edad, de acuerdo con un estudio realizado por el comparador de productos financieros HelpMyCash.com. En el resto, la oferta se reduce a cuentas de ahorro, que generalmente solo sirven para guardar el dinero del niño y que ofrecen una experiencia poco educativa.

Asimismo, únicamente el 73% de las entidades ofrecen una tarjeta a este segmento de clientes, ya sea de débito o prepago, y tan solo el 67% les permite acceder a la banca online para consultar el saldo o los movimientos de su cuenta o tarjeta, según se desprende del estudio sobre cuentas para niños en el que se ha analizado la oferta de 15 entidades.

La edad mínima más frecuente para poder acceder a una tarjeta de débito son los 14 años, aunque BBVA la reduce a los 12 y Abanca y Liberbank la aumentan a los 16. Si lo que queremos es que nuestros hijos dispongan de una tarjeta prepago, en la mayoría de los bancos también tendremos que esperar a que cumplan los 14 años, aunque un par de entidades (Banco Santander y su banco online, Openbank) no fijan una edad mínima. Por lo general, la elección de entregar una tarjeta de débito o de prepago corresponde a los padres, ya que el 64% de los bancos que sí comercializan tarjetas para menores ofrecen ambos tipos.

“Si el niño no puede disponer de una cuenta, de una tarjeta y consultar su saldo y sus movimientos a través de la banca electrónica, la experiencia resulta mucho menos didáctica”, concluye el estudio de HelpMyCash. Eso no significa que las entidades que sí ofrecen a los menores el trío de servicios anteriores les den vía libre: las cuentas para menores y los servicios asociados siempre tienen una operativa limitada y el acceso a la banca online suele ser únicamente consultivo, por lo que en general no pueden realizar transferencias ni contratar otros productos. Una posición que el Banco de España considera “comprensible”, según el informe, ya que así se evitan riesgos.

Tampoco pueden usar Bizum. Aunque el servicio de pagos inmediatos de móvil a móvil desarrollado por la banca española delega esta posibilidad a cada banco, ninguno ofrece este servicio a los menores de edad. Y es que, al fin y al cabo, se trata de un tipo de transferencia, pero que entraña más riesgo, ya que al ser inmediata no se puede cancelar.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *