¡Devuélveme mis legiones!

Cuenta Suetonio que Octavio Augusto quedó tan consternado al conocer la aplastante derrota del ejército de Varo en el bosque de Teutoburgo frente a los germanos que se dejo crecer la barba y el cabello y que se golpeaba la cabeza contra una puerta gritando: «¡Devuélveme mis legiones, Varo!». Aquel infausto día 30.000 soldados romanos perdieron la vida lejos de su patria y Quintilio Varo, herido en la batalla, optó por suicidarse para no sufrir la humillación de volver a Roma a rendir cuentas a su emperador. Juan Ignacio Zoido, ministro de Interior, no se suicidó ni al parecer se sintió responsable del acoso y las vejaciones que sufrieron la Guardia Civil y la Policía Nacional en Cataluña durante las semanas… Ver Más
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *