Cristo Resucitado: las bodas de oro de una parroquia

Feliz Pascua. Cristo ha resucitado y verdaderamente ha resucitado en la vida de nuestra ciudad. Ha resucitado en la mirada que se fija en lo bello, en lo bueno, en lo verdadero. En la mirada de amor que se cruza por las calles, en tantos gestos de cercanía y amabilidad que dan cuerpo al tejido urbano de la resurrección. Al fin y al cabo, las parroquias, en medio de los barrios, en medio de las plazas y calles de Madrid, de esos muchos Madrid que son un solo Madrid, hacen posible la gramática del amor. Este es el caso de la parroquia de Cristo Resucitado, calle Cebreros 56, cerca del metro y barrio Lucero, con original arquitectura circular, muy pegada a la reforma del Vaticano II, intimista, población que, según nos cuenta el joven párroco Óscar Hernández Vizcaíno, tiene el más alto porcentaje de personas de entre 65 a 79 en y de toda la vicaría, y casi de todo Madrid. Una parroquia, en la que también trabaja ministerialmente el sacerdote Néstor Alberto Ruiz y colabora el sacerdote Pepe Blanco. Cristo resucitado celebra sus 50 años como parroquia. «50 años con vosotros», según se lee en el lema de esta efeméride, que está anunciada con un diseño moderno y atractivo. Cincuenta años en los que la Iglesia se ha convertido en un punto de referencia para el barrio y ha llegado a ser el hogar de centenares de personas que, cuando emigraron de sus pueblos de origen, tuvieron aquí su casa. Son muchos los fieles del barrio que recuerdan los orígenes de la parroquia, su evolución que, al fin y al cabo, es la respuesta concreta a las necesidades de cada tiempo. Una comunidad, por cierto, marcada por la presencia de los sacerdotes; entre otros, los que pertenecían a la sociedad sacerdotal del Prado, que tiene además su casa central en el territorio parroquial. La sociedad del Prado, que cuenta con una rama femenina, tuvo su origen en el siglo XIX en Francia, en la ciudad de Lyon, según dice su página web. «Nació como una llamada a seguir a Jesús a través del conocimiento de su palabra, de su persona, de su vida», se lee en la web. Conocer a Jesucristo es todo; tener el Espíritu de Jesucristo es todo; llevar el Evangelio a los pobres es todo, frases de Antonio Chevrier, fundador del Prado, beatificado en 1986 por Juan Pablo II, que resumen el sentido de su vida ministerial. El hecho de que exista tanta población mayor hace que, de entre las actividades de la parroquia, destaquen los visitadores de enfermos, el grupo de Vida Ascendente, y una Cáritas que es muy activa en dar respuesta a las necesidades primarias. No son pocos los kilos de comida que llegan semanalmente a la parroquia y que se reparten. Cáritas atiende a 40 familias inmigrantes, muchas de ellas monoparentales, con trabajos precarios, hijos pequeños a su cargo. También se organizan clases de apoyo para chicos de Primaria y Secundaria, enmarcadas en el Proyecto CEM, dirigidas a los hijos de las familia atendidas en Cáritas parroquial. Para lo mayores también hay un grupo de cultura y una serie de talleres ocupacionales, con un amplia oferta dedicada a potenciar la memoria, a la informática, a los idiomas, a las técnicas de relajación, a la historia del arte y las humanidades. De entre las acciones más propias de la vida pastoral, nos encontramos con el grupo de estudio de la Biblia, la catequesis de adultos o el grupo que anima las celebraciones litúrgicas. Una de las prioridades, en estas bodas de oro, es la atención a las familias y a los jóvenes. Se está produciendo un cambio generacional en el barrio, y esta parroquia, acogedora, en salida y abierta a todos, está haciendo un esfuerzo de integración de las jóvenes familias en la comunidad, a través de los padres de catequesis y de las personas que asisten a la misa dominical. También está muy presente la necesidad de incorporar jóvenes con la puesta en marcha del proyecto Life Team. Una comunidad que se renueva y que sigue empeñada en servir, la clave de estos cincuenta años.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *