«Cookies» off-line para impulsar las ventas en las tiendas físicas

Ladorian es una compañía, de base tecnológica, que digitaliza los establecimientos en los que se encuentran los clientes y transforma la tradicional cartelería publicitaria en contenido audiovisual que llama la atención de los consumidores y consigue aumentar y orientar las ventas. «Nos dimos cuenta de que existía un “cementerio de pantallas”. Las pantallas estaban presentes en los puntos de venta, pero muchas de ellas se encontraban apagadas y otras emitían contenido en bucle sin ningún criterio».

Alejandro Gutiérrez-Bolívar, CEO de Ladorian, relata que, además, pensaron que el espacio físico podía beneficiarse de las ventajas del mundo on-line, a través de la microsegmentación y la difusión de mensajes personalizados que permitiesen influir en el comportamiento de compra. «Sin duda, todos los estímulos dirigidos a influir en la decisión de última milla de los consumidores son altamente rentables», agrega.

Empresa Endeavor 2018

Y por eso se creó Ladorian, una empresa que digitaliza el punto de venta de un modo integral, instalando pantallas en los establecimientos, produciendo el contenido audiovisual y realizando una «distribución inteligente» –y no aleatoria– mediante la aplicación de un algoritmo que varía en función de la estrategia de ventas. Asimismo, audita a través de Google Analytics el impacto de las campañas. La compañía instala software en pantallas de televisión en los establecimientos (farmacias, restauración, gimnasios, clínicas, etc.) y produce el contenido que se difunde a través de ellas, ya sea informativo o publicitario.

Si bien Gutiérrez Bolívar es el CEO, Ladorian cuenta con un equipo multidisciplinar de 30 personas, en el que trabajan ingenieros, «data analyst», creativos y diseñadores gráficos, gestores y comerciales de proyectos.

En 2017, esta compañía fue seleccionada entre más de 300 «start-ups» españolas por la Organización Mundial de Emprendimiento de Alto Impacto, Endeavor. Y el pasado año ingresó como empresa en Endeavor 2018.

Ladorian es la primera start-up en la que ha invertido el exconsejero delegado del BBVA, Ángel Cano, en su nueva etapa como inversor. Y entre sus clientes se encuentra Rodilla, Foster’s Hollywood, Dia, GO fit y Clarel.

Sus comienzos se remontan a 2016, cuando la empresa inició su actividad en el sector farmacéutico, donde la buena penetración que logró le permitió terminar su primer año de actividad con 500 tiendas conectadas a su sistema. Actualmente, la compañía cuenta con más de 3.000 puntos conectados en más de ocho sectores diferentes, lo que le ha llevado a doblar en 2018 su cifra de negocio.

Unión off-line–on-line

Y es que «el retail español está mirando a la digitalización con más confianza. Hay muchos sectores que ya hacen una apuesta en el valor de la distribución inteligente de contenido». Gutiérrez- Bolívar remarca el auge de las ventas on-line, que implica una necesidad de unión entre el mundo off-line y el on-line.

«Si aceptamos las cookies como algo habitual de nuestra navegación on-line, ¿por qué no crear las cookies off-line?», se pregunta el CEO de Ladorian, desde donde confían en que los comercios continúen estando a pie de calle y las personas sigan entrando y saliendo de tiendas y restaurantes.

«Creemos en el punto de venta, no sólo como el lugar en el que las personas consumen o compran. Lo concebimos como el sitio en el que sienten y viven experiencias. Segmentar la audiencia y llevar a cabo una distribución inteligente del contenido en el punto de venta es fundamental para transmitir los valores de marca y llamar la atención del cliente», puntualiza Gutiérrez- Bolívar, al tiempo que señala el objetivo de llevar la tecnología de Ladorian a más establecimientos de diferentes sectores.

En este sentido, mientras que a finales del ejercicio pasado lanzó una herramienta para reducir el desperdicio de alimentos en los restaurantes, a comienzos del presente se ha adentrado en el ámbito educativo con la instalación de su software en las pantallas o pizarras digitales con las que ya cuentan los centros, produciendo contenido educativo audiovisual y realizando una «distribución inteligente» del mismo, aplicando un algoritmo según el perfil del alumno al que se dirige.

Con esta tecnología, aseguran desde la empresa, es posible trasladar a los alumnos mensajes educativos personalizados en función de su edad y perfil, llevando a cabo distintas campañas informativas o de sensibilización sobre temas tan variados como el consumo de tabaco o alcohol o diseñando campañas contra el acoso escolar.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *