Condenado a 19 años de cárcel un artista por abusos y prostitución de menores

La Audiencia de Barcelona ha condenado a dieciocho años y diez meses de cárcel a un artista de 66 años por haber abusado sexualmente de tres menores y haber prostituido a otros dos, y le impone, además, el pago de una indemnización de 88.000 euros a las víctimas. En una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal considera probado que el acusado, vecino de Calella (Barcelona) y en prisión preventiva desde julio de 2016, abusó sexualmente de tres jóvenes, de uno de ellos de forma continuada, a sabiendas de que eran menores de edad, aunque descarta que sufrieran «secuelas graves» a raíz de estos hechos. Los jueces han atribuido al condenado los delitos de abuso y no los de agresión sexual que pedía la Fiscalía por considerar que las amenazas proferidas por el artista, que se dedicaba profesionalmente a vender sus cuadros y esculturas, «carecen de la eficacia intimidatoria suficiente», ya que una de las víctimas regresó al domicilio del condenado al menos en una ocasión. Según relataron los jóvenes durante la vista oral, la vivienda del artista era el punto de encuentro de un grupo de amigos, de edades comprendidas entre los 12 y los 16 años y alumnos de la Escuela Pía de Calella, que acudían al piso para ver películas -a veces pornográficas-, fumar tabaco, marihuana o beber alcohol. Durante estos ratos, el acusado solicitaba a las víctimas, que provenían de familias inmigrantes recién llegadas y en situación de vulnerabilidad económica, que le hicieran masajes eróticos a cambio de dinero y, si se negaban, les amenazaba con dejarlos encerrados en su casa. Por estos hechos, el tribunal ha resuelto dictar dos condenas por prostitución de menores y no por agresión sexual amparándose en la imposibilidad de acreditar «con la debida precisión» la edad de dos de las víctimas cuando se produjeron los abusos, entre 2012 y 2014. No obstante, la decisión de la Audiencia tiene en cuenta la «gran reiteración de relaciones sexuales mantenidas por el acusado con los menores» así como el hecho de que accedieran por «el deseo de disponer de dinero propio, del que a su corta edad carecían, perteneciendo a una familia inmigrante de escasos recursos». Tanto la Fiscalía como el Ayuntamiento de Calella, que ha ejercido la acusación popular, acusaban al artista de cometer cinco delitos de agresión sexual con intimidación a menores, tres de ellos continuados y dos de los cuales con agravante por acceso carnal. Por otro lado, los jueces también han condenado al adulto por un delito de posesión de pornografía infantil después de que la policía encontrara en su domicilio discos y DVD con imágenes de prácticas sexuales con menores y cuya «titularidad -recoge la sentencia- sólo puede atribuirse al acusado». Fuentes cercanas al caso han asegurado a Efe que la Fiscalía tiene previsto recurrir esta sentencia en los próximos días, por lo que «probablemente» no sea en firme. Un abusador reincidente
El caso salió a la luz a raíz de las denuncias de una vecina del condenado, que alertó a los Mossos d’Esquadra de una «extraña y gran afluencia de menores» que entraban y salían de la vivienda de un hombre con el cual, aparentemente, no tenían ningún vínculo. En total fueron investigados 13 adolescentes por su vinculación con el artista, que ha sido finalmente condenado por los hechos perpetrados contra cinco de ellos y que ya fue condenado en 1986 a tres años de cárcel por abusos deshonestos tras cometer delitos similares.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *