Coleccionistas al rescate: la Fundación Vila Casas dona un millón de euros a la Fundación Miró

Día grande para el arte barcelonés, para el mecenazgo cultural y, sobre todo, para una Fundación Miró atenazada en los últimos meses por las apreturas presupuestarias y que puede respirar ahora un poco más tranquila. Día grande, pues, para la conservación patrimonial después de que el presidente de la Fundación Privada Vila Casas, Antoni Vila Casas, y la presidenta de la Fundación Joan Miró, Sara Puig, haya suscrito ayer un acuerdo de colaboración según el cual la Fundación Vila Casas, impulsada por el empresario farmacéutico y coleccionista de arte Antoni Vila Casas, aportará hasta 2030 un millón de euros para la conservación de la colección del artista catalán. En concreto, está previsto que la Fundación Vila Casas destine cada año, a partir de enero de 2020, un total de 100.000 euros para la «restauración, actualización y puesta en valor del conjunto de actividades relacionadas con el fondo de la colección de la Fundación Joan Miró, con el fin de garantizar su mejora y excelencia». El director del centro, Marko Daniel, ha destacado que la aportación, además de servir para mantener la colección, contribuirá a que el futuro de la Fundación sea mejor. En este sentido, Daniel ha reconocido las dificultades económicas de los dos últimos años y ha explicado que «están trabajando para llegar a la estabilidad económica y, en este sentido, este acuerdo ayudará a conseguirlo porque el arte y la cultura requieren un apoyo generoso». Por su parte, Antoni Vila Casas, empresario farmacéutico, que constituyó la fundación en 1986 para reforzar la investigación sanitaria, ha incidido en este punto al subrayar que la sociedad catalana debería pensarlo y «volver a tomar esas decisiones que han sido las que han hecho grande Barcelona», con instituciones como el Gran Teatro del Liceu. Al mismo tiempo, ha destacad que cuando Miró hizo donación de las obras que conforman la colección en 1975 contribuyó a crear una institución «única en el mundo y esto se debe tener en cuenta». El presidente de la Fundació Vila Casas ha señalado que «no es un país fácil para las fundaciones, es muy fácil constituirlas pero no mantenerlas y conservarlas», y ha asegurado que la aportación servirá para que la Fundació Joan Miró sea un modelo y pueda llevar a cabo toda su actividad con normalidad.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *