Cazan al «Spiderman» del barrio de Salamanca agazapado con un rifle

La Policía Nacional ha detenido al «Spiderman» del barrio de Salamanca, un ladrón que accedía a los pisos escalando las terrazas de las viviendas colindantes. El individuo fue interceptado tras subir varios muros y fue sorprendido en el interior de una vivienda. Estaba escondido en la bañera con un arma larga, un rifle. Tras efectuar el registro de seguridad sobre el arrestado, los agentes le intervinieron diversos útiles para abrir ilícitamente cerraduras, unos 1.000 euros, un rifle de grandes dimensiones y moneda británica, albana y dólares americanos. Los hechos tuvieron lugar la madrugada del 17 de abril, cuando un vecino de la zona requirió presencia policial dado que estaba escuchando ruidos metálicos en un domicilio. Sabía que sus moradores no se encontraban en él. Para seguir el rastro del detenido, los agentes tuvieron que ir saltando los muros que separaban varias terrazas, dado que en varios pisos encontraron marcas de erosión recientes efectuadas por herramientas en zonas de acceso a las viviendas, lo cual permitió inferir que era probable que la persona se encontrara dentro de uno de estos inmuebles. Oculto en la bañera
Una vez los policías accedieron a uno de estos pisos de donde procedían los ruidos metálicos, descubrieron a este hombre agazapado a oscuras en la bañera tratando de ocultarse ante la presencia policial. A su lado tenía un arma larga, concretamente un rifle del calibre 30, circunstancia que hizo que los agentes extremaran las medidas de seguridad para lograr su detención. El pasado 24 de abril fueron detenidos también dos varones georgianos que trataban de robar en siete domicilios del mismo bloque. Para evitar los asaltos fue determinante la llamada de un vecino de uno de estos inmuebles al escuchar ruidos procedentes de la puerta de su propio domicilio y observar por la mirilla cómo estaban manipulando su propia cerradura y la de otro vecino. Los agentes interceptaron a estos dos hombres con efectos para la apertura de cerraduras entre sus prendas. Hasta un total de siete pisos en el mismo bloque habían sido marcados por los detenidos para cometer el posterior robo con pequeños trozos de plástico, que se utilizan para marcar las viviendas y posteriormente comprobar si se encuentran habitadas.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *