Cataluña y los pactos postelectorales centran el debate

El debate de esta noche es el primer round de una final a doble vuelta que tendrá su colofón este martes en Atresmedia. Los candidatos son conscientes de la oportunidad que supone este foro para dirigirse a los indecisos que todavía no han decido su voto de cara al 28-A. El debate de RTVE se ha dividido en cuatro bloques: política económica, fiscal y empleo; política social, Estado del Bienestar, pensiones e igualdad; política territorial, regeneración democrática; y pactos postelectorales. Siendo estos dos últimos los que han centrado el debate. Casado se estrenaba como candidato, mientras que Sánchez, Rivera e Iglesias ya participaron en 2015 en un formato similar.

El “todos contra Sánchez” que esperaban en Ferraz se ha cumplido en varios momentos del debate y desde el inicio, cuando Casado y Rivera aprovecharon su primera intervención para cargar contra el presidente del Gobierno y vincularle con los independentistas y los “batasunos” de EH Bildu. Sin embargo, el eje izquierda-derecha también se rompió: Iglesias ha apretado a Sánchez en varios momentos a cuenta de los pactos y Rivera cargó contra Casado por la corrupción. El presidente del Gobierno ha centrado la primera parte de su intervención en vender su gestión, quizá algo descontextualizado con el devenir del debate. El presidente del Gobierno no ha logrado despejar dos de los balones que le han lanzado: los indultos a los líderes del “procés” y los pactos postelectorales.

Casado fue “in crescendo” a lo largo del debate y despuntó en el bloque de la unidad de España, asegurando que ésta “está en riesgo” y que Sánchez es el “candidato favorito” de los independentistas. Rivera ha explotado también este asunto exhibiendo una fotografía enmarcada del presidente del Gobierno y Quim Torra en su reunión en Pedralbes. El líder de Ciudadanos ha acusado a Sánchez de “arrodillarse” ante estos partidos y le ha exigido su compromiso de no indultar a estos líderes. En cuanto a los pactos postelectorales, Iglesias ha tendido la mano al PSOE y Ciudadanos hizo lo propio con Casado, aunque con algunas exigencias. Casado y Sánchez no se pronunciaron.

Fuente de la noticia La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *