Carpetazo judicial al caso del mantero de Lavapiés: «Nos culparon de su muerte y crisparon el barrio»

No hubo persecución policial alguna. Huyó con un amigo por temor a ser identificado y fue atendido de manera correcta –los primeros en auxiliarle fueron agentes municipales–cuando se desvaneció a causa de la patología cardíaca que sufría y que provocó su fallecimiento. Se trata de Mmame Mbaye, el mantero senegalés de 34 años que murió el 15 de marzo de 2018 a causa de un infarto en Lavapiés. Así lo ha confirmado la Audiencia Provincial de Madrid en un auto fechado el pasado mes de febrero en el que desestima el recurso interpuesto por SOS Racismo, que ejercía la acusación popular, en el que ordena el sobreseimiento y el archivo de las actuaciones. La Sala confirma los autos dictados los pasados 11 y 30 de noviembre de 2018 por el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid. De este modo, la Sección Cuarta de este tribunal da carpetazo a unos hechos que desataron la polémica por cómo lo gestionaron algunos responsables del Ayuntamiento de Madrid al cuestionar la labor de la Policía Municipal en el caso. Todo ello provocó una auténtica batalla campal en el barrio. Los disturbios que se prolongaron durante horas acabaron con seis detenidos y una veintena de heridos, entre ellos una decena de policías. Los daños materiales solo en mobiliario urbano alcanzaron los cien mil euros. La tensión duró meses. En el recurso, la acusación popular indicaba que «el fallecido pudo haberse encontrado en una situación de hostigamiento y persecución policial» o pudo haber recibido «una inadecuada atención médica». Los magistrados rechazaron de plano ambas afirmaciones y recalcaron que el recurso está construido sobre «especulaciones carentes de sustento objetivo». La Policía ni siquiera perseguía al fallecido ni a su acompañante, sino a otras personas distintas. Ellos huyeron para no ser identificados Agregaron en el auto que «de las actuaciones no se desprende el más mínimo vestigio de que el fallecido se hubiese visto sometido a ningún tipo de hostigamiento o persecución policial previa que pudiera haber desencadenado los letales efectos de la patología cardíaca que presentaba». Subrayan en la sentencia que «la Policía ni siquiera perseguía al fallecido ni a su acompañante, sino a otras personas distintas, aunque aquellos decidiesen alejarse corriendo del lugar por miedo a ser identificados» Tras indicar los magistrados cómo el propio Mbaye le dijo a su acompañante que se encontraba mal, antes de desvanecerse, precisaron que la asistencia sanitaria fue correcta desde el primer momento sin que hubiera omisión o deficiencia alguna. «Murió por causas naturales: de una parada cardíaca». Carmena: «No es nada nuevo»
Las reacciones ante la sentencia no se hicieron esperar. La alcaldesa Manuela Carmena indicó que la Audiencia no aportaba nada nuevo. «Esa fue la tesis que mantuvo nuestro concejal de Seguridad, Javier Barbero, que explicó que la muerte fue por causas naturales, no por un persecución», informa Ep. Sin embargo, no dijo ayer que, a pesar de conocer la verdad el mismo día de los hechos, ofrecieron un mensaje difuso en la rueda de prensa que hicieron 20 horas después. «Investigaremos si ha habido violencia policial», dijo el edil. Los sindicatos policiales, tras mostrar su satisfacción porque se ha demostrado que sus compañeros actuaron de forma «irreprochable» y que trataron de salvar la vida del mantero, arremetieron contra el Ayuntamiento. «Ofrecieron unas informaciones interesadas, alejadas de la realidad, para perjudicar la imagen del Cuerpo, contribuyendo a los disturbios. No fue por un error. No se equivocaron», indicó Alberto Cid, portavoz de CPPM. Desde CSIT-PLA, Francisco Horcajo recalcó la «irresponsabilidad de quienes en lugar de apaciguar los ánimos echaron más leña al fuego, crispando el ambiente. «Solo hubo daños materiales pero pudo haber habido víctimas mortales», precisó. En el mismo sentido se manifestó APMU, Carlos Bahón. «Lo ocurrido evidencia que el propio Ayuntamiento, con su responsable policial a la cabeza (Barbero), aprovecha cualquier circunstancia para atacarnos, como ocurrió con los escraches o el chat del turno de noche, en lugar de defendernos», indicó Horcajo. Ha ido perdiendo todos los casos. «La Corporación sabía que se había actuado bien ya que condecoró a los dos compañeros cuestionados», zanjó el CSIT-PLA. Los «tuits» que sentarán a Rommy Arce en el banquillo
Rommy Arce, concejal de Usera y Arganzuela, se sentará en el banquillo acusada de injurias por los «tuits» que escribió en relación al caso de Lavapiés. «El pecado de Mmame fue ser negro, pobre y sin papeles» y clamó con «basta ya de persecuciones policiales». Los sindicatos expresaron su deseo de que sea condenada por sus mentiras. «Quien manche la imagen del Cuerpo tendrá que demostrarlo en los tribunales».
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *