Bachelet pide liberar a los detenidos por ejercer sus derechos civiles «de forma pacífica» en Venezuela

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió este viernes en Caracas la liberación de todos los que estén detenidos en Venezuela «por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica». Además, y tras reunirse con el presidente Nicolás Maduro, anunció acuerdos con su Gobierno para vigilar la situación del país en materia de derechos humanos. «Hemos podido alcanzar varios acuerdos (…) tenemos el compromiso expreso del Gobierno para llevar a cabo una evaluación de la comisión nacional de prevención de la tortura, así como para evaluar cuáles son los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el país», dijo minutos antes de abandonar Venezuela. La expresidenta chilena celebró la liberación del diputado Gilber Caro, y de otros dos ciudadanos, Melvin Farías y Julio Rojas, pero llamó a las autoridades venezolanas a poner en libertad a todos los presos políticos. Explicó que dos funcionarios de la oficina de derechos humanos de la ONU se quedarán en Venezuela para «proveer asistencia y asesoría técnica» en esta materia, pero también para supervisar la situación. «El Gobierno también ha aceptado que mi equipo entre a los centros de detención para poder monitorear las condiciones» en las que se encuentran y hablar «confidencialmente con los privados de libertad», así como permitir un acceso «más amplio a los distintos mecanismos de derechos humanos» incluidos los relatores de la ONU. Bachelet manifestó que espera que el Gobierno de Maduro cumpla con su palabra, y de no ser así aseguró que informará de ello. Asimismo, expresó su deseo de que la asistencia de su equipo sirva para reforzar la «prevención de la tortura», y destacó que para ella fue «profundamente doloroso» escuchar a las víctimas de violación de derechos humanos o de la «violencia política por ser partidarios del régimen». Aseguró que le duele la situación en Venezuela y que le preocupan las sanciones extranjeras impuestas a su Gobierno porque han exacerbado la «preexistente crisis económica». «Mantener posiciones arraigadas solo agravará la crisis y los venezolanos no pueden permitirse que se deteriore aún más la situación en el país», agregó. Bachelet llegó a Venezuela el pasado miércoles por la tarde y sostuvo encuentros con representantes de los poderes públicos, ministros, el líder de la oposición Juan Guaidó, oenegés y distintos sectores de la sociedad civil, entre ellos víctimas de «violación de derechos humanos». También se reunió con el presidente Nicolás Maduro, la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el canciller Jorge Arreaza. Según la organización no gubernamental Foro Penal, que defiende a la mayoría de los considerados «presos políticos» de Venezuela y que también mantuvo anoche un encuentro con Bachelet, hay en este país casi 700 personas detenidas por causas de conciencia.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *