Atrapan 20 años después al asesino de una mujer tras presentar una solicitud de trabajo

Una persona entró en 1998 en una tienda de productos de segunda mano de Delray Beach, localidad del condado de Palm Beach, en el sur de Florida. En el interior, atendiendo el negocio, se encontraba sola Sondra Better, de 68 años, a la que golpeó y acuchilló de forma brutal hasta la muerte. El agresor dejó la escena del crimen, dejando un rastro de sangre desde el cadáver hasta la caja registradora, la puerta y la acera en el exterior. Además, sus huellas quedaron impresas en una pesada bola decorativa. Sin embargo, a pesar de contar con todos esas pruebas, la Policía no pudo averiguar a quién correspondían, ya que no se hallaron coincidencias de las huellas ni las muestras de sangre con nadie registrado en la base nacional de datos. Robert Stevens, detective de la Policía de Delray Beach jubilado en 2007, no cejó en su empeño por dar con el asesino. Interrogó a testigos y posibles sospechosos, y obtuvo ADN de 26 donantes masculinos sin resultados. Una persona que había ido a la tienda dijo haber visto a un varón de unos 30 años, delgado y blanco, que discutía el precio de un sofá con Sondra Better justo antes del asesinato. Pero el autor del crimen parecía haber desaparecido. Hasta el pasado diciembre. Ese mes un hombre llamado Todd Barket, de 51 años, envió sus huellas dactilares para una comprobación de antecedentes requerida por un posible empleador al que había solicitado trabajo. El Sistema Automático de Indentificación de Huellas (AFIS, por sus siglas en inglés) detectó que las huellas de Barket, que en la época del asesinato vivía en la cercana localidad de Lantana y tenía 29 años, coincidían con los de la persona que acabó con la vida de Sondra Better veinte años antes. Detenido dos décadas después
El Departamento de Policía de Delray Beach emitió una orden de arresto contra Todd Barket, que tenía 29 años en 1998 y respondía a las descripciones recabadas tras el suceso. Fue detenido a las 8.00 (hora local) de este miércoles por las fuerzas de seguridad de Florida y la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough, donde tenía ahora su residencia, informa la Policía de Delray Beach. Más de dos décadas después, Barket fue encarcelado sin fianza en la prisión del condado, pendiente de su traslado al Condado de Palm Beach, donde sucedió el crimen.
Fuente de la noticia ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *