Así es el programa económico de Vox

Vox ya tiene programa económico para las próximas elecciones del 28 de abril. El partido presidido por Santiago Abascal pretende realizar un recorte masivo del gasto público de 24.236 millones de euros, de los que 16.236 millones procederían de un ajuste en la Administración Central del Estado en organismos autónomos y en la Seguridad Social, mientras que los 8.000 millones restantes provendrían de un recorte del gasto de las comunidades autónomas y las corporaciones locales. Para compensar este recorte, prevé un aumento de ingresos de 5.000 millones de euros, el 0,5% del PIB para 2019, y de 3.000 millones (0,3%) para 2020, aunque no explica la receta para conseguirlo.

En su programa señala que es necesaria una transformación destinada a disminuir el peso del Estado en la economía y en la sociedad hasta llegar a la «proporción dorada», con una contribución vía gastos e ingresos nunca superior al 35% del PIB. Entre otras medidas, Vox contempla la eliminación de altos cargos y empleo no funcionarial, la recuperación de una tasa de reposición no superior al 50%, un ajuste en la plantilla pública y el despido de funcionarios en las comunidades autónomas que han aumentado fuertemente el empleo público en el último año y eliminaría las ayudas a partidos políticos, organizaciones patronales y sindicales.

En relación al impuesto sobre sociedades, propone un tipo nominal del 22%, igual para todas las empresas con independencia de su tamaño. De esta forma, se suprimiría el tipo reducido del 15% para las entidades de nueva creación, el del 10% para los rendimientos de organizaciones sin ánimo de lucro, el del 20% para las cooperativas y el tipo incrementado del 30% para las entidades de crédito y las dedicadas a la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos. En cuanto al IRPF, Vox quiere homogeneizar los tipos por tramos, de tal manera que las rentas inferiores a 60.000 euros tributen al 22%, mientras que las superiores a esta cifra lo hagan al 30%. Además, propone la eliminación de la mayoría de las deducciones de naturaleza técnica para «conseguir una mayor neutralidad fiscal».

La formación asegura que haría una «profunda y amplia reforma» en el ámbito laboral con la que unificaría la indemnización por despido para todos los contratos a 20 días, hasta un máximo de 12 meses, y situaría a los convenios de empresa por encima de los nacionales, sectoriales y territoriales. Propone que empresarios y trabajadores puedan pactar de forma individual los contratos y acordar la remuneración y las condiciones de trabajo, así como eliminar las cláusulas de ultraactividad y establecer un salario de inserción para el primer empleo de menores de 24 años.

Sobre las pensiones, es partidario de un modelo mixto de capitalización, al 50 %, con cuentas individuales en las que el trabajador «ahorraría» la mitad de su salario y el Estado contribuiría con la otra mitad. Los menores de 25 años tendrían la obligación de acogerse al nuevo sistema mixto, los de entre 25 y 45 años podrían elegir y los mayores de 45 años continuarían dentro del actual sistema de pensiones.

Fuente de la noticia La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *