Alta tensión en los banquillos

El partido de esta tarde en el Camp Nou será un duelo entre estilos antagónicos, entre un Barcelona que asimila a pasos agigantados el fútbol vistoso que pretende Setién y un sorprendente Getafe, que llega tercero en la tabla practicando un fútbol más resultadista y práctico. El estilo de Bordalás suele salpimentar el estado de ánimo del técnico azulgrana, tan cauto y tranquilo en apariencia pero intransigentes con los colegas de profesión que no comulgan con su ideario de los «mil pases», de ostentar la posesión y llevar la iniciativa. «Es importante para nosotros superar el plan del rival, está claro. Somos dos estilos diferentes. El Barcelona juega como lleva jugando como hace años y el Getafe también. Lo importante es que tu plan y tus formas superen al rival. No es ni más ni menos importante. Lo importante es que lo que hagas, lo hagas bien», argumenta prudente Setién tratando de desviar la atención sobre la mala relación que mantiene con Bordalás. La animadversión que mantienen ambos técnicos viene de lejos y está basada en la forma particular de cada uno de entender el espectáculo que debe ofrecer el balompié. Guerras dialécticas, evitar saludarse e indiferencia permanente ha sido la tónica desde hace siete años, cuando Setién entrenaba al Lugo y Bordalás al Alcorcón. Los madrileños ganaron 0-1 y el actual entrenador del Barcelona criticó a su homónimo: «Nos hemos dejado ganar por un equipo que no lo merecía. Me cabrea ver a los jugadores perder tiempo. Espero que el Alcorcón no ascienda porque da pena verlos. No juega ni deja jugar, interrumpen y pierden tiempo». Unas críticas que se repetían asiduamente temporada tras temporada, incluso en la Liga Santander, cuando el cántabro estaba en el Betis y el alicantino en el Getafe. «Me parece lamentable, el Getafe es el equipo que más faltas hace. Es siempre lo mismo y esto lo tienen que mirar los árbitros porque la culpa la tienen ellos, no se puede permitir que se jueguen sólo 25 minutos de cada tiempo. Esto no es fútbol. Me hierve la sangre». Y es que cada vez que ambos se enfrentan, Setién suele padecer un eccema que le irrita notablemente. No obstante, sin aclarar si le saludará esta tarde, el azulgrana trata de eludir la polémica: «Me fijo mucho en los rivales. Sobre el tema de Bordalás, lo tengo olvidado y no hablaré absolutamente nada». Aboga el técnico del Getafe por no echar más leña al fuego. «Yo le respeto, soy una persona que no tengo ningún tipo de rencor y que valoro mucho a cualquier profesional. Eso está más que olvidado. Me gustan muchas cosas de Setién, de Simeone, de Zidane, hay muchos grandes entrenadores de nuestra Liga», aseguró. Roce con Simeone
No obstante, los rifirrafes con Bordalás no han sido los únicos que ha tenido Setién con los entrenadores que ven de forma diferente la forma de encarar un partido. «Estás haciendo un trabajo sensacional, pero no me gusta cómo juega tu equipo», le soltó a Simeone cuando recibió al Atlético de Madrid siendo entrenador de Las Palmas. «Ni el que ataca más es el mejor de todos ni el que defiende ordenado es el peor de todos», le respondió el Cholo. También tuvo sus más y sus menos con Mauricio Pellegrino por su fútbol defensivo, lo que llegó a provocar la intervención de Santiago Cañizares, exportero del Valencia y comentarista de televisión: «Siempre me han gustado más los entrenadores que llevan más puntos que elogios», acusó ácidamente.
Fuente de la noticia ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *